Famoseo

Rocío Carrasco y Fidel Albiac ¿una boda familiar?

Que la familia no lo es todo parece haber quedado más que claro en la boda de Rocío Carrasco y Fidel Albiac. Y es que, más notable que la presencia de los invitados, casi han sido las ausencias de los familiares de la novia.

Ni Amador, ni Gloria Mohedano presenciaron el sí quiero de su sobrina. Las malas relaciones entre la Carrasco y algunos de sus tíos maternos no son nuevas, pero han quedado más que palpables en la celebración. Amador ya avisó que no iría y Gloria ni siquiera estaba invitada.

Tampoco los hermanos de Rocío estaban invitados, ni Gloria Camila ni José Fernando. La relación entre los hermanos, sobre todo con él es prácticamente inexistente.

Y en cuanto a su padrastro, José Ortega Cano sí había recibido la invitación, pero, por sentido común decidió no acudir al enlace, al fin y al cabo sus hijos no habían sido invitados. Otra ausencia es la de Raquel Mosquera, que estuvo casada con su padre.

Pero, sin duda, la gran ausencia, la más llamativa, es la de los hijos de la novia. Rocío Flores Carrasco es mayor de edad y desde hace años su relación con su madre no es precisamente fluida, de hecho ese distanciamiento se mantiene desde que la joven se fue a vivir con su padre. En cualquier caso, Antonio David Flores arremetía contra Rocío Carrasco asegurando que ni siquiera había invitado a sus hijos al enlace. Polémica servida.

Muchas ausencias familiares en una boda en la que se superaban los doscientos invitados y que se celebraba por todo lo alto. Una boda a la que sí acudían rostros muy conocidos. Por supuesto allí estaban las Campos, las tres, María Teresa y sus hijas, Carmen y Terelu, que rezumaban felicidad. Pero también personajes como Lara Dibildos, Hanibal Laguna, Sandra Barneda, Alba Carrillo, Juan Peña o Maxim Huerta, entre otros. Una boda, por cierto, en la que los festejos duraban nada menos que tres días.