Famoseo

Las excentricidades de los famosos

A veces las celebridades son conocidas por su trabajo, pero a veces lo son casi más por sus manías y sus excentricidades, que incluyo rayan la obsesión. Las hay más o menos simpáticas pero hay otras capaces de hacer perder la paciencia al santo Job.

Si hay una excentricidad que llenó páginas y páginas de la prensa y acaparó comentarios, críticas y hasta burlas fue la decisión de Jennifer López de asegurar su trasero. Pero la cantante es una diva en todo los sentidos, en los hoteles exige que todo, absolutamente todo, sea blanco. Y lleva sus propias sábanas, asegura que no puede dormir con telas elaboradas con menos de 250 hilos ¿Cómo lo conseguía hace unos cuantos años?

Los astros del deporte también tienen sus manías. Parece que la de David Beckham es el orden y llega al extremo de colocar su ropa por colores. No solo eso, se dice que tiene un carácter obsesivo y que, por ejemplo, compra 60 pares de calzoncillos al mes. Obsesivo y muy higiénico…

En otros casos la obsesión no es hacia uno mismo, sino hacia su mascota. Es el caso de Jim Carrey, que para que su perro no se estrese le envía tres veces a la semana a un masajista. Lo que no se sabe es si tanto trajín es lo que provoca ansiedad al animal.

Y hablando de mascotas…Paris Hilton pagó una fortuna por un terreno para enterrar a su cabra ¡Junto a Marilyn Monroe! Y dando un paso más allá en sus excentricidades, llegó a gastar 36.000 euros en botellas de agua mineral con cristales de Swarowski, pero no para ella, para sus perros.

Acabamos con una manía de un genio del cine: Pedro Almodóvar. El director no oculta sus rarezas y una de ellas es que en cada hotel en el que se aloja se hace una fotografía frente al espejo. Autorretratos que le sirven, asegura, para ver el paso del tiempo. Él sí que no tiene problemas con la edad.